El empeño de la CEAPA por machacar a los objetores a Educación para la Ciudadanía

El empeño de la CEAPA por machacar a los objetores a Educación para la Ciudadanía rascon Pedro Rascón, desde su presidencia de la CEAPA (Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de Alumnos), ha sostenido un singular empeño por perseguir a los objetores de conciencia ante Educación para la Ciudadanía.

Bien es sabido que CEAPA ha sido un firme respaldo para que el gobierno implantara la asignatura. Lo que quizá no saben ustedes es la obsesión que ha movido al presidente de la CEAPA para perseguir e instar a la persecución de las familias objetoras. Lo resume un padre objetor en un artículo publicado en Navarra Confidencial:

[...] Les cuento: desde que mi mujer y yo decidimos objetar a Educación parala Ciudadanía allá por el 2007, nos hemos cruzado con el Señor Rascón en múltiples ocasiones. Y es que, no contento con dirigir su Confederación de padres, tenía tiempo para velar, como la lucecita del Pardo, por el fiel cumplimiento de la legislación vigente aunque la cosa no fuera con él.

Así, en solo tres años,

a) escribió al Presidente del Tribunal Supremo pocos días antes del fallo sobre Educación parala Ciudadanía conminándole a desestimar la objeción de conciencia. Eso se llama confiar en la justicia y respetar la independencia judicial.

b) tras el fallo contrario al derecho de objeción, ofreciótodo su apoyo al Ministerio de Educación para que sea ‘guardián’ del cumplimiento de la ley”, pues, en palabras textuales suyas ”Si la asignatura llega a adoctrinar, que no es el caso, adoctrinaría poquito”. No hay problema: esto es como si te violan ‘un poquito’ o te quedas embarazada ‘un poquito’.

c) en vista de que al gobierno el rocambolesco fallo del alto tribunal no le bastaba para hacer caer todo el peso de la ley sobre las decenas de miles de objetores, Rascón, impaciente, “pidió (…) al Gobierno que actúe para que se cumpla la Ley de Educación y todos los estudiantes cursen Educación para la Ciudadanía (EpC)“. Primero ofrece su ayuda y ahora, inquieto por no advertir diligencia, azuza al gobierno. Si es que no se les puede dejar solos.

d) como Pedro Rascón considera que la ley está para aplicarse a cualquier precio, “pide la intervención de la Fiscalía de Menores con el fin de que los alumnos objetores sean declarados absentistas, e intervenga acusando a los padres objetores de no escolarizar a sus hijos“. Todo un detalle por su parte que le agradezco. Ganada la batalla es menester cobrarse los trofeos.

e) y como un campeón de la legalidad no puede fiarse del Tribunal Supremo, ni del Gobierno de la nación ni de la Fiscalía de menores, y preocupado de que en Navarra “haya centros que estén dando una alternativa cuando eso es ilegal“, hace un llamamientoa la inspección educativa a que investigue cuáles son esos centros y que les sancionen“. Ya me contará usted qué se le ha perdido en centros ajenos. ¿No se lo estará tomando como algo personal?.

f) finalmente, y para no aburrirles con el celo del ahora representante del Parlamento en el Consejo Escolar, Rascón pone tarea a las administraciones: ”Además, las administraciones tienen que explicar a los padres que sus hijos no obtendrán el título de Graduado en ESO si no cursan todas las materias“, cosa que, para ser políticamente incorrecto, es una mentira. Pero el caso es asustar. De hecho, un hijo mío acaba de obtener el título de la ESO con la Educación para la Ciudadanía suspensa, como miles de alumnos que lo hacen con dos, tres o más asignaturas, cosa que Rascón sabe de primera mano.

Lamento haberme extendido pero créanme que Rascón tiene jugosas opiniones sobre los crucifijos en las aulas, la asignatura de religión o la educación diferenciada que, preclaro jurista, insiste en considerar inconstitucional. El caso es imponer el pensamiento único.

Lo que no relata este padre es que, para más INRI, Rascón había propuesto a las familias la insumisión y el absentismo escolar cuando se debatía en Navarra la asignatura de religión y su alternativa:

 “recomendamos a las familias que no deseen formación religiosa, para sus hijos e hijas en la escuela (tanto a creyentes, como a no creyentes), que NO acepten esta alternativa y que sus hijos NO entren a la clase de sociedad cultura y religión”
CEAPA, Comunicado de 20 de abril de 2003

Todo un ejemplo de tolerancia y coherencia.

© 2011, Diario de un padre objetor. Todos los derechos reservados. Este texto puede ser citado siempre que se indique su procedencia y se enlace con su origen.

Share


Entradas relacionadas:

  1. Diez razones PARA NO OBJETAR a Educación para la Ciudadanía La polémica sobre las asignaturas de Educación para la Ciudadanía surgió hace dos cursos con la implantación de la asignatura de 2º ó 3º de la ESO. Desde entonces decenas de miles...
  2. ¿Mantener la objeción a Educación para la Ciudadanía? Mucho se está escribiendo tras la publicación de las cuatro sentencias sobre Educación para la Ciudadanía por parte del Tribunal Supremo. Los juristas opuestos a la EpC, en aras de...
  3. Educación para la Ciudadanía: la inevitable guerra de los contenidos Se venía venir. Tras las sentencias del Tribunal Supremo denegando el derecho a la objeción de conciencia respecto a las asignaturas de Educación para la Ciudadanía, muchos de los que,...
  4. Educación para la Ciudadanía no es un debate académico Conozco personalmente bastantes estudiosos de la Educación para la Ciudadanía. Y es que la Ciudadanía es un tema que lleva debatiéndose en los foros académicos europeos desde hace bastantes años....
  5. Diez claves para saber si el centro donde lleva a sus hijos está en contra de Educación para la Ciudadanía Que la oposición a esta Educación para la Ciudadanía es responsabilidad de los padres lo tenemos asumido. Pero algo tendrán que decir al respecto los centros docentes que son, al...

Reciba las noticias de Diario de un Padre Objetor en su email

Introduzca su email:  

Enviar por mail esta entrada Enviar por mail esta entrada
Imprimir esta entrada Imprimir esta entrada

Un comentario

  1. No hay más que mirarle a la cara

Escribir un comentario