Diario de un padre objetor Reflexiones, alegrías y tribulaciones de un padre objetor a Educación para la Ciudadanía

Los partidos políticos creen que el Estado debe configurar la mente de los españoles    (Alejandro Llano)

La historia se repite

epccamboya480 La historia se repite

 

Pregunta:
¿De qué manual de Educación para la Ciudadanía proviene esta ilustración?

De uno muy antiguo, que se remonta a principio de los años 70, cuando el Frente Khmer Rojo de Pol Pot se hace con el poder en Camboya para transformarla en un estado totalitario.

Se trata de un fotograma de la película Los gritos del silencio en el que las juventudes son “reeducadas” en su pertenencia y dependencia absoluta del Estado. La historia se repite. ¿O no?

P.S.: Gracias a Fermín Civiac por la ilustración.

Enviar por mail esta entrada Enviar por mail esta entrada
Imprimir Imprimir


Entradas relacionadas:

  • 10 (falsos) Tópicos sobre Educación para la Ciudadanía (10)
  • La EpC en la práctica: análisis de manuales (listado y conclusiones)
  • Perlas cultivadas sobre Educación para la Ciudadanía (II)
  • Presentación
  • SM
  • 11 comentarios

    1. Entonces, ¿esta imagen pertenece a un libro de EpC editado en España? Porque de ser así, los editores fueron muy torpes… ¿O es una imagen de un libro de EpC publicado en Camboya? ¿O es en realidad una imagen de la película a la que usted hace referencia? No entiendo el significado de esta entrada. Por favor, Padre Objetor, sea más preciso.

    2. padre objetor

      Julio,
      ya digo que se trata de un fotograma de la película, pero perdóneme si no se ha entendido el juego.

    3. Pues discúlpeme usted, pero no le he entendido. ¿Sería tan amable de explicármelo? Se lo digo sin ningún tipo de ironía. Es que es preciso evitar malentendidos tan graves como el que hace unos meses, ocurrió con Iñaki Gabilondo. Espero su respuesta.

    4. Pues si es un juego, no tiene ni p*** gracia. Comparar al Gobierno de España (independientemente del signo que sea) con el de Pol Pot es demencial. A ver que tienen que ver el respeto a otras culturas y los derechos humanos pregonado por la EpC con un régimen que educaba a los chavales en cultivar arroz y fusilar a sus padres. A no ser que esas sean las auténticas intenciones de ZP, porque leyendo este blog, cualquiera no se imagina al presidente comiéndose a los niños. Lo que dice Julio con respecto a Gabilondo no puede ser más correcto. ¡La que liaron los padres objetores cuando el periodista de PRISA metió en una misma editorial de su informativo a éstos y a los etarras! Si todos nos cortáramos por el mismo patrón, los contarios a la EpC pondríamos el grito el cielo. ¡Gracias a Dios que somos diferentes!
      Por cierto, a mí también se me ocurre otro juego: ¡Vamos a comparar el movimiento objetor con los principios del franquismo! Al fin y al cabo, defienden lo mismo: la familia es la base de la sociedad, su unidad es indisoluble, la homosexualidad pervierte a nuestros hijos y bla, bla, bla… Ya puestos a comparar, todo vale, ¿no?
      Padre objetor, espero que esta comparación le parezca tan divertida como esa que hace usted en esta entrada. A veces “jugar” según las reglas del sectarimo es lo que tiene…

    5. Como la realidad de los centros escolares y, sobre todo, la justicia, no les ha dado la razón, los líderes objetores se ven obligados a ofertar titulares manipulados, a ver si engañan a algún despistado.

      Por supuesto EpC no sólo contempla la relación familiar, sino que la favorece al fomentar el desarrollo de un comportamiento responsable, moral y cívico también en el seno de la familia:

      “Las relaciones humanas: relaciones entre hombres y mujeres y relaciones intergeneracionales. La familia en el marco de la Constitución española. El desarrollo de actitudes no violentas en la convivencia diaria.” (…) Participar en la vida del centro y del entorno y practicar el diálogo para superar los conflictos en las relaciones escolares y familiares. (…) Se pretende evaluar si los alumnos y las alumnas han desarrollado habilidades sociales de respeto y tolerancia hacia las personas de su entorno y si utilizan de forma sistemática el diálogo y la mediación como instrumento para resolver los conflictos, rechazando cualquier tipo de violencia hacia cualquier miembro de la comunidad escolar o de la familia. A través de la observación y del contacto con las familias, se puede conocer la responsabilidad con que el alumnado asume las tareas que le corresponden. (…) Conocer si los alumnos y alumnas reconocen la igualdad y la dignidad de todas las personas y los elementos diferenciadores que están en la base de algunas discriminaciones, así como los momentos históricos más relevantes en la conquista de los derechos políticos de las mujeres y la igualdad en el ámbito familiar y laboral…” (Reales Decretos)

    6. A lo mejor viendo alguna imágen de libros actuales de EpC no os parece tan descabellada la comparación:
      familia
      familia

    7. Sí, solo hace falta ver al monigote que representa a la mujer en la última viñeta (con vendajes en brazos y pies) para no evitar pensar que ha sido el padre el causante de sus heridas. ¡Guárdese su pataleta para sus acólitos! Me sigue pareciendo repugante la comparación, y si encima la hace metiendo por el medio el maltrato a la mujer, mucho peor.

    8. padre objetor

      Marcos,
      yo no he comparado ningún gobierno, pero sí la pretensión totalitaria de la educación de la EpC que, por supuesto, pretende minar el concepto de familia relativizándolo y equiparándolo a cualquier tipo de estructura de unión más o menos estable entre personas del mismo o distinto sexo.
      Así, el planteamiento gubernamental pasa por minimizar la influencia familiar sobre los hijos para potenciar su educación desde el Estado.
      Si estas prácticas no le parecen comparables a las de otros regímenes totalitarios, a mi si.
      El objetivo de esta asignatura es quitar la educación de manos de los padres, que normalmente son muy reaccionarios, y de los curas desviacionistas“.
      (Fernando Savater, autor del prólogo del libro de texto de Educación para la Ciudadanía de Ediciones El Laberinto. León, 1 de octubre de 2008).

    9. A mi lo que me escandaliza es que alguien pretenda que a los niños se les inculque sentimientos de vergüenza y asco hacia quienes los quieren por el mero hecho de ser homosexuales; o que se condene el intento de erradicar la violencia machista desde la infancia criticando los estereotipos que la promueven. Comparado con eso, lo de no entender la ironía de Savater se queda en una mera anécdota.

    10. Sr. Urbek, vamos a ver…¿qué realidad de los centros escolares y qué justicia?…porque yo personalmente vivo en una realidad distinta a la suya y del juzgado no he recibido notificación alguna, por el momento.

      Esas cosas que dice usted quiere inculcar EpC (dígame donde), yo las inculco en mi casa a mis hijos todos los días…e intento que no sea de boquilla, sino con el ejemplo y no les examino cada trimestre, porque hay cosas que se deben aprender permanentemente, con la vida, no con un libro, no son de quita y pon. Esto lo hago del modo que yo creo más coherente y adecuado, y cometeré seguramente errores, está claro. La familia está para eso…para que la persona se forme y crezca en valores tanto afectiva, como intelectual, como socialmente. El colegio…está muy bien que lo refuerce, eso sí…pero el lugar principal donde se conforma la persona…es la familia…en mi opinión.

      No entiendo que se pida respeto para determinados colectivos o ideologías otorgándoles determinados derechos, pero luego no se respete a otros y se les depoje de sus derechos, que por cierto, a diferencia de los primeros, no son otorgados, sino naturales. Los padres tienen derechos y obligaciones sobre sus hijos, guste o no.

      Es fácil quedarse en la anécdota de las cosas, pero hay que trascender un poquito y no patalear por patalear, con todos mis respetos Sr. Urbek; si un partido de determinada ideología que usted no compartiese, estuviera gobernando y quisiera imponer una asignatura como EpC, tampoco le gustaría, como claramente ha dicho…¿ quizá en lugar de defender la objeción a ella…se quedaría callado y con los brazos cruzados, que es a lo que parece nos invita desde su postura?, ¿No haría usted siempre lo que creyera mejor para sus hijos?

      Allá cada uno con su conciencia, hay quienes somos más de luchar por aquello en lo que creemos que de tumbarnos a verlas venir…si al final tenemos que acatar…verá cómo no salimos con pistolas a la calle y nos líamos a tiros…el movimiento objetor es pacífico, democrático y legal.

      Antes de existir EpC no creo que se inculcase en la escuela el odio a los homosexuales o la defensa de la violencia como parece insinuar, si usted sabe donde…debería moverse al respecto, insisto, por el bien de sus hijos, básicamente, si es que los tiene.

      Sin embargao desde que llegó EpC, yo sí sé de algunos colegios donde se inculca el rechazo a los que profesan determinada religión, viven en una familia numerosa o se les pinta con cuernos y rabo junto a la palabra “papá” …¿Y por qué lo hacen? Simplemente porque están obligados. ¿Eso sí le parece bien? Yo no doy datos al aire…sólo tiene que consultar los libros de texto y lo comprobará facilmente.

      Por eso, igual que le digo que se mueva si cree que alguien inculca a sus hijos algo que piensa no le corresponde inculcar…nosotros hacemos lo mismo, isisto, de forma democrática y libre.

      Si le parece mal…pues allá usted…pero me parece un poco injusto por su parte, acusarnos de defender algo en lo que creemos con el único argumento de que usted cree en lo contrario. Si todos fuéramos iguales seríamos ovejitas…o robotitos…o clones…Eso precisamente, es lo que a algunos les gustaría, sobre todo para evitar que pensasémos por nosotros mismos, especialmente en el momento de ir a las urnas. Y me da igual quién lo intente, sea del partido que sea.

      Un saludo

    11. Las pretensiones del gobierno están claras: intentar hundir a la Iglesia. Su fuerza: nuestra mediocridad.
      He aquí la victoria de la Objeción, en la medida de que no hay mediocridad.

    Escribir un comentario